POPURRÍ NBA

29.07.2020

Tras una larga espera, un parón obligado, momentos duros para nuestra sociedad y días grises, vuelve una de las cosas que más no llenan en nuestro día a día. Como dice el gran Piti Hurtado en su biblia, su Pitipedia, libro recomendado para todos los locos del baloncesto, "el basket es lo más. Una coreografía absurda de hipopótamos corriendo a trescientos kilómetros por hora arriba y abajo de una sábana de parqué, intentando meter una pelota por un aro que se empequeñece a medida que el encuentro se acerca a su fin."

Una de esas noches de semana de exámenes, un 12 de marzo cualquiera, desperté por la madrugada con insomnio y mariposas en el estómago. Conecté la aplicación de la NBA como de costumbre, suelo hacerlo un par de veces a la semana para desconectar de la vida escolar, y me puse el partido de los Atlanta Hawks. Comentarios negativos en cuanto a un virus que nos acechaba en las últimas semanas, propagando incertidumbre y miedo. Presencié en directo los últimos minutos de Vince Carter como jugador de la NBA. 23 temporadas que acabaron con un triple que me tocó la fibra. Sin saber si sería su último partido con certeza, mi corazón no quería creerse lo que pensaba mi cabeza. Nos confinaron ese mismo día 12, y los deportes quedaron en un segundo, tercer o último plano. Highlights, partidos antiguos, resúmenes, revistas y libros y artículos de nuestra querida NBA fueron mi pasatiempo favorito en esos días en los que no ví a la bestia calzarse sus Lebron, en los que no ví a Curry levantando al Chase Center, ni a Jayson Tatum levitando por el TD Garden.

Situación delicadísima en cuanto a la salud de nuestros mayores, aquellos que disfrutaron de Wilt y Bill, con miedo de que mi abuelo no me volviese a narrar los ganchitos de Kareem o el partido en el que Larry Bird se cascó 27 puntos tirando con la izquierda. El basket une a familias, a personas y a corazones. También a muñecas, menos a los fans de Shaq, a esos les unen otras cosas que los Clark Kent como Stockton o yo mismo no entendemos. Llegó "The Last Dance", que hizo que desconectasemos de la vida real y nos evadiesemos en una realidad paralela baloncestística. Apoyándonos en las más mínimas alegrías, estoy seguro que no soy el único que se ilusionó con una hipotética vuelta de Vince Carter a Raptors para unos PlayOffs que aún no sabíamos si se jugarían. ¿Os imaginabais un back-to-back de Raptors con Vince Carter retirándose en la franquicia canadiense? Ahora pegaría la frase de "yo tampoco", pero mentiría diciendo que no soñé con ello. Con mis Warriors en reconstrucción y con un posible trade del que hablaremos más tarde, me declaro fan del espectáculo y de un desenlace de película, digno de la mejor liga del mundo. Por soñar y pedir que no sea, y sino que se lo digan a los fans de los Knicks. 

Superada la crisis, surgieron las primeras especulaciones sobre la vuelta de la NBA entre otras cosas. Concretando un final de liga en una especie de burbuja sanitaria en DisneyLand (efectivamente, la NBA y Disney estaban destinados a cruzarse en algún momento), Wojnarowski y Shams Charania volvían a la carga. Rumores de traspasos, rebeldes antisistema que rechazaban la propuesta elegida por la mejor liga del mundo, bajas, contrataciones y demás llenaron el Twitter de la mayoría de los fans del balón naranja. Según ha informado Shams Charania hace escasos instantes, a las 18:02 de este miércoles de julio, 0 jugadores de 344 han dado positivo en los test de coronavirus en la última semana. HEMOS VUELTO, tras una larga espera, las bestias están de vuelta oficialmente. Yendo por partes, uno de esos últimos rumores nos lo trae Bleacher Report, y puede ser una auténtica BOMBA. Ya sabemos del amor recíproco entre Antetokounmpo y Warriors, pero también conocemos las dificultades que supondría la llegada del dios griego a la franquicia californiana. De momento, lo que sabemos es que estos PlayOffs pueden ser claves para el futuro de Milwaukee Bucks. De no ganar el anillo y con un año más de contrato, lo más normal es que Giannis decida no renovar con Bucks, y teniendo en cuenta el reducido mercado que disponen los de Milwaukee, buscar un buen traspaso por el MVP puede ser mejor opción que dejarlo escapar a precio 0 a cambio de exprimir el talento europeo por un año más del "Greek Freak" en el Este. La oferta de los guerreros de la bahía puede ser la siguiente: Draymond Green, Eric Paschall, Jordan Poole, la primera ronda sin proteger del draft de este año y una primera ronda protegida del 2021. De fracasar en estos PlayOffs exprés, el hartazgo de Giannis puede impulsar a los Bucks a aceptar esta oferta que descompensaría la liga por completo. Stephen Curry, Klay Thompson, Andrew Wiggins, Giannis Antetokounmpo y Marquese Chriss juntos en el mismo quinteto en pista, con Steve Kerr dirigiendolos desde la banqueta... BYEEEEE.

Entramos en contexto: Este mismo jueves, 30 de julio de 2020, vuelve la NBA oficialmente. Un Utah Jazz-New Orleans Pelicans para calentar lo que vendrá después a las 03:00 de la madrugada hora española. Derbi angelino hiper hypeado, gasolina para nuestras venas. Equipos muy mermados por sensibles bajas como los Brooklyn Nets, equipos a los que les ha venido genial el descanso como los Houston Rockets, o contenders que quieren reventar cabezas como diría nuestro querido José Sáenz de Tejada, como Los Lakers o Los Clippers. El regreso de la NBA trae novedades, como el regreso del mejor big-two de la historia: LeBron James y JR.Smith. Bromas aparte, el bueno de "JotaErre" nos dejó un espectacular 6/7 en triples el pasado 27 de Julio frente a los Wizards en uno de los miles de amistosos que se han jugado para regalar un entrante a los espectadores, dar libertad a los entrenadores para probar cosas nuevas y dejar a los jugadores más secundarios demostrar su valía. Y efectivamente, muchos de ellos se han reivindicado. 38 puntos para "El dúo de las chucherías especiales". Los jugones descentrados JR.Smith y Dion Waiters son carne de meme, pero también carne de anillo si se entonan. La irrupción del hijo de Manute Bol, el gran Bol Bol, un interior moderno, fino y gigante, ha causado un impacto y hype espectacular en todos los seguidores del basket. Intimidador, descarado, potente y con proyección, El número 44 del pasado draft viene a callar muchas bocas como ya avisó a principios del verano pasado, Sin disputar ni un solo minuto en la regular-season debido a problemas con las lesiones, la bestia se ha destapado en estos primeros partidos, llegando a hacer un 16-10-6 (6... ¡TAPONES!) frente a los Washington Wizards. 

Los que más se juegan en estos PlayOffs pueden llegar a ser los Portland Trail Blazers, los Pelicans y los Memphis Grizzlies, que son "los únicos" equipos que se juegan una plaza fija en la post-season, con respeto a Wizards, Suns, Spurs y Kings. Jugandose ese octavo puesto del Oeste que daría acceso a una eliminatoria a priori frente a Los Lakers, os repaso en cortito las claves para saber quien se hará con esa octava posición al final de la "mini-liga".

Memphis Grizzlies: Parten con ventaja clasificatoria, pero son un equipo jovén, sin experiencia y que se jugará una mini-final este mismo fin de semana frente a los Portland Trail Blazers, equipo con más estrella y más experiencia.

Blazers: A priori, msi favoritos para hacerse con esta última plaza. 3 partidos de diferencia frente a Memphis, pero con un partido clave esta semana y con Lillard en modo clutch, Si Carmelo, Nurkic, McCollum y Whiteside acompañan, no habrá dudas. Calendario a priori más fácil que sus rivales.

Pelicans: Menos opciones pero mismas ganas. Será clave la participación de Zion y Ingram. Veremos si tienen lo que hay que tener.

Con ese Lakers-Clippers esta semana que decidirá la primera posición o la dejará aún más abierta, y con unos Rockets que buscarán escalar posiciones con un Harden mucho más descansado, el Oeste está bastante claro.

Más dudas me genera el Este. ¿Serán capaces los Raptors de aprovechar la ventaja de dos partidos frente a los Celtics que los coloca segundos en la clasificación? ¿Funcionará el plan de Brett Brown y el rol de Al Horford? ¿Deberíamos descartar desde el principio a unos Wizards sin casi opciones matemáticas y sin sus estrellas? ¿Son los Brooklyn Nets un "caramelito" para los demás equipos, debido a su corto y flojo roster? ¿Podrán Brad Stevens y Jayson Tatum desterrar a los Bucks?

Lo que está claro es que somos felices. Felices de volver a verlos. De volver a disfrutarlos. De volver a analizarlos, de volver a investigarlos, de volver a trasnochar, de volver a chillar, llorar y reír. De volver a tener mariposas en el estómago, ganas de pre y post partido, y celebraciones carismáticas. Ya teníamos ganas de volver. Y hemos vuelto para quedarnos. NBA señoras y señores, "The show must go on".

                                                                                                                                                Eneko Erraiz