LA CONSTRUCCIÓN DE UN FUTURO ALENTADOR

06.04.2020

El Athletic ya ha comenzado a barajar sus primeras opciones para el próximo mercado estival.  Aitor Fernández, Alex Berenguer o el viejo conocido Javi Martínez son los claros candidatos a vestir la casaca rojiblanca la próxima temporada. En este artículo repasaremos la trayectoria de cada uno, su necesidad aquí y los condicionantes del fichaje.

En primer lugar tenemos al portero salido de Lezama, Aitor Fernández. Lider en la tabla de porcentajes de paradas, curiosamente perseguido por Unai Simón, es sin duda alguna el guardameta revalación de la temporada. Tras unos años en el Numancia, le costó adaptarse a la primera división. Con un 59,8% de acierto en el pase, y una mejoría en las salidas, ha conseguido sumar a sus increíbles reflejos otro tipo de capacidades que antes no poseía. Tras haber manifestado en la cadena SER su intención de volver "a casa", el Athletic ya ha comenzado a mover hilos para la vuelta del portero de Mondragón. Por su parte, Unai Simón no debería de estar preocupado, ya que aunque el fichaje de Aitor eleve el nivel de exigencia en las mallas rojiblancas, su rol de titular en la competición doméstica lo tiene asegurado gracias a un cuerpo técnico al que ha maravillado con sus brillantes actuaciones. Aitor vendría como ya hemos comentado a incremetar la competitividad en la portería, y pondría fin a la trayectoria de Iago Herrerín en Bilbao. El factor clave en la operación sera lo que pase en La Cartuja, ya que ganando La Copa, el Athletic accedería automaticamente a la Europa League, y eso supondría una competición más en la que poder prometerle minutos al portero actualmente granota. La directiva planea juntar a los dos porteros con mayor porcentaje de paradas en La Liga, para que se auto-exijan el uno al otro, y para que se disputen el puesto. Lo lógico sería dejarle la competición más larga a Unai Simón, la Liga, y cederle a Aitor la Copa y la Europa League. Veremos lo que pasa con el tema portería en el equipo de los leones, pero lo que está claro es que si incorporan a Aitor tendrán muy bien cubierta la posición de guardameta, y se ahorraran posibles disgustos en cuanto a lesiones se refiere. Tener dos porteros de tal talla siempre es importante para que un equipo funcione bien desde la base.

Y es que una de las bases que le ha fallado al Athletic este año ha sido la de crear juego. La de romper lineas. La de repartir. Y para eso se incorporaría el veterano Javi Martínez, un superclase mundial que ha demostrado ser un mediocentro de garantías en la Bundesliga. Con 31 por cumplir, la 19-20 ha sido la octava temporada del navarro en el Bayern de Munich. Siendo una pieza clave con Jupp Heynckes, y habiendo disputados muchos minutos con cualquier entrenador que ha dirigido al equipo bávaro, Javi Martínez ha cumplido con creces las expectativas que el equipo alemán depositó en él al pagar su claúsula de 40 kilos en verano de 2012. Todos sabemos de la inteligencia, potencia, soberbia y llegada de Javi, pero en Alemania ha conseguido implantarle ritmo y dinamismo a los partidos, pese a ser tachado de lento en distancias cortas. Con 1,92 metros de altura, el apodado "kaiser de Ayegui" puede completar una de las mejores medulares en años del Athletic Club: El pulmón Dani García, el habilidoso Unai Lopéz, el sorprendete Mikel Vesga y las joyas Oihan Sancet y Unai Vencedor acompañarían a un Javi Martínez clave en los esquemas de Gaizka Garitano. La llegada de Javi y la consolidación de futuras estrellas del filial traerían consigo las bajas de San Jose y Beñat, los dos muy por debajo de su nivel habitual a causa de la edad. En un posible 4-2-3-1, o incluso pudiendo actuar de tercer central en un esquema con cinco defensores, Javi podría ser la piedra angular de un Athletic que podría apuntar muy alto, y la directiva lo tiene claro: Tienen que ir a por él. El fichaje, según varias fuentes, rondaría los 8 millones, debido a que el verano de 2021 hubiese quedado libre. No es un desembolso muy grande para una entidad tan saneada como es la del equipo bilbaíno, y si que es necesaria su llegada. 

Eso sí, para llegada la que posee el joven Alex Berenguer, tercer nombre que suena para recalar en las filas del Athletic. Habilidoso, rapido y técnico. Un media-punta que tiende a caerse a banda izquierda, que ya estuvo en la órbita del club hace algún verano. El navarro recalo en las filas del Torino italiano en Julio de 2017, y está siendo uno de los jugadores revelación de la temporada. Su verticalidad, su gol y su desborde parecen la clave para que la parcela ofensiva del Athletic sea completisima. Con la calidad y llegada de Muniain partiendo desde el medio, la astucia y garra de Raúl García partiendo desde el costado derecho, y la asombrosa velocidad y gol de la pantera Williams, Berenguer parece la pieza perfecta para cerrar la delantera rojiblanca. Con 5 goles esta temporada y varios destellos de calidad, el jugador no vería con malos ojos jugar en el Athletic durante los próximos años, y el Athletic debería estar muy atento respecto a su situación. El traspaso podría rondar unos 10 millones y vendría a ser un hombre importante en los esquemas del mister de Derio. Tras brillar en el Osasuna, Alex podría encontar en el Athletic un club donde volver a brillar en la Liga Española. Con 24 años, puede ser el fichaje estrella del Athletic en verano, y cerrar así una de las plantillas con más "hype" del Athletic en los últimos años. 

Y es que después de una gran campaña en la que puedes optar a un título tan grande como es la Copa, si el siguiente verano la plantilla aún es mejor, soñar con cosas grandes es gratis. Hambre de títulos, victorias y clasificaciones para Europa, dando paso a una generación que puede ser histórica. Los Muniain, Williams, Yuri e Iñigo Martínez, de la mano de promesas como Unai Simón, Oihan Sancet, Unai Vencedor o Morcillo. Repito, soñar es gratis, de ambición y ganas esta plantilla va sobrada.


                                                                                                                                                Eneko Erraiz.