EL CARISMA POR DELANTE PARA QUE NO SE ESPANTE

28.03.2020

El equipo más famoso, el más carismático, el más mediático. Bienvenidos al análisis de uno de los mejores equipos de la historia. Bienvenidos a "The Lake Show".

El equipo de los 16 anillos. El equipo que más veces ha llegado a las finales de la NBA. El equipo de Jerry West, Will Chamberlain, Kareem Abdul-Jabbar, Magic Johnson, Shaquille O´Neal, Kobe Bryant o Lebron James.

Los Lakers han vuelto, y esta vez lo han hecho para quedarse. Años de sequía, de malas decisiones, de extraños sucesos. Los Lakers se habían convertido en una especie de Brooklyn Nets tras el traspaso de 2013. Habían vuelto a la gloria de la mano del histórico Kobe&Shaq, y años mas adelante con el dúo Kobe-Pau. Pero, que había sido de ese equipo ganador, competidor, carismático... en los últimos años? En jerga twittera, abro hilo.

El tercer elegido en el draft de 2001, Pau Gasol, llegaba a unos Lakers que tras la dupla Kobe&Shaq buscaban de nuevo el éxito. El 1 de febrero de 2008, los Memphis Griezzlies traspasaron a Pau Gasol a los Lakers, a cambio de jugadores de rotación como Kwame Brown, Javaris Crittenton o Aaron McKie. Además, los angelinos mandaron dos rondas del draft para convencer a los osos azules. Mas adelante, una de esas dos elecciones se convertiría casualmente en Marc Gasol, su hermano pequeño.

De esta forma, los Lakers conseguían una segunda estrella, que al lado de Kobe formaría una dupla imparable. Pau se sumó a un equipo sólido, con jugadores como Derek Fisher o Ron Artest, más adelante conocido como Metta World-Peace. 

Tras superar a los Nuggets por 4-0, los Jazz por 4-2 y los San Antonio Spurs por 4-1, cayeron derrotados frente a los Boston Celtics por un marcador global de  4-2 en las grandes finales de la NBA. Pau realizó su primera campaña entera en el equipo angelino en la 2008-2009, y lograron hacerse con el anillo tras imponerse a los Orlado Magic por 4-1.

Lograron hacerse con el hasta ahora último anillo de la franquicia un año más tarde, en la temporada 2009-2010, frente a los Boston Celtics, en un vibrante séptimo partido. Tras seis años en Los Angeles, Pau Gasol decidió firmar por los Chicago Bulls en la agencia libre de 2014. 

Comenzó la debacle del equipo angelino, aunque ya llevaban 4 temporadas sin oler el anillo. Se acercaba el adiós de Kobe, el último gran nombre de los púrpuras. El intentar exprimir al máximo sus últimos años propicio que los dirigentes de la franquicia tomarán horribles decisiones, y cambiaron por completo el rumbo del equipo. Traspasaron a cambio de poca cosa a jugadores como D'Angelo Russell, Lou Williams o más tarde Brook Lopez, y no consiguieron ningun beneficio para acompañar a Bryant en sus últimos años de carrera. El 13 de abril de 2016 se retiró la leyenda Kobe y se llevo consigo la gloria de la franquicia angelina. 

Pero antes de rendirse y tirar la toalla, sacaron su espíritu ganador y se llevaron a Lebron James en la agencia libre del 2018. Con un núcleo joven, con jugadores como Brandon Ingram, Kyle Kuzma o Lonzo Ball, los Lakers parecían favoritos a luchar por el anillo. ¿El problema? La lesión de Lebron y la tensión en el vestuario. La presión de una afición siempre exigente contrajo una mala racha de derrotas y la posterior debacle de Los Lakers, y no consiguieron siquiera alcanzar los PlayOffs.

Tras ver el mal rendimiento de los jovenes, Lebron suplicó a Magic que hiciese todo lo posible para conseguir a Anthony Davis. Con la misma intención de exprimir los últimos años de una super-estrella, en este caso Lebron James, los Lakers traspasaron a Lonzo Ball, Brandon Ingram, Josh Hart y el pick nº4 del anterior draft a cambio de "La ceja". Con el brutal combo Lebron-Davis, los Lakers consiguieron además piezas de valor como Danny Green, Dwight Howard o la renovación de JaVale McGee, y se colocaron como el equipo favorito para ganar el anillo en esta temporada 19-20. Como indicaban las apuestas, no han defraudado. 

De la mano del nuevo técnico Frank Vogel, antes del parón por el coronavirus, son lideres del Oeste gracias a un brillante record de 49-14. Juego vistoso, rápido, anotador y eficaz. Quintetos altos, versátiles y poderosos. Con Kuzma y Howard desde el banquillo, con Lebron en modo MVP y con la ayuda del ídolo local Alex Caruso, los aficionados púrpuras han gozado como no lo hacían desde hace tiempo y la verdad es que se lo merecían. Tras años duros, tras caídas, tras decepciones... Han vuelto. El equipo de Wilt, el de Kareem, el de Magic, el de Shaq, y sobretodo el de Kobe. TODOS, están en manos de Lebron. Y ya sabemos que si al rey se le mete algo entre ceja y ceja lo consigue. Y sino que se lo pregunten a Anthony Davis.

El de los 16 anillos, el de la lucha, el del carisma. YA ESTÁN AQUÍ.


                                                                                                                                                Eneko Erraiz.