CHARLANDO CON... TOMÁS JOFRESA

18.04.2020

Ex-jugador del Joventut de Badalona y de la selección española, uno de las leyendas que escribió las páginas doradas del equipo badaloní. Un base de 1.85 metros de altura, eléctrico, técnico y muy querido. Un peleas, un guerrero, uno de los jugadores que engancha. Charlando con... TOMÁS JOFRESA.


Primero de todo, mil gracias por colaborar con nosotros y por hacer dorada y única la historia de la Penya.


E: Para empezar fuerte, ¿Que se te viene a la cabeza al escuchar la palabra "Joventut"?

T: Que se me viene a la cabeza al escuchar Joventut... Es una serie de años de formación en las que todo un club seguía una misma línea de trabajo, había un sello de identidad que era basar los éxitos en la cantera,la formación, gente de la cantera... Entonces claro, iba un poco más allá de la parte deportiva, llegando hasta la humana también, y eso es lo primero que se me viene a la cabeza al pensar en la Penya.


E: ¿Que supuso para ti el salto al primer equipo?

T: Dar el salto al primer equipo para mí representó muchísimo porque entended que mi padre ya fue jugador de baloncesto, en el Manresa, en Picadero... fue un jugador de selección española, jugó preolímpico de Ginebra, y dijéramos que nosotros ya veníamos precedidos de un entorno de baloncesto, en el que mi padre se metía muy poquitín, era una persona muy discreta, y si que es verdad que saltar al primer equipo y empezar a ir a convocatorias y dinámica primer equipo entendiendo que ya estaba mi hermano, además en la posición de base, pues imaginate... Pues fue una mezcla explosiva de orgullo, de logro conseguido... de muchísimas cosas, un sentimiento muy especial.


E: ¿Cómo definirías la relación con tu hermano Rafa tanto dentro como fuera de las pistas? Supongo que habría piques sanos entre vosotros, ya que además compartíais posición...

T: Pues bueno, han sido muchísimos años, no solo en la Penya sino también en la selección Española, al acabar la temporada, con lo cual, entendiendo que el es cuatro años mayor que yo y que hemos tenido que jugarnos los minutos, pues imaginaos no... Muchísimos entrenos, muchísima pero que muchísima competitividad, pero la verdad que siempre con unos roles muy bien estipulados dentro del equipo y bueno, con los momentos de tensión a veces un poco obvios y pertinentes dada la competitividad pero siempre de forma muy sana. Nuestra relación fuera de la pista absolutamente magnífica, es una persona importante en mi vida, al igual que mis otras dos hermanos y mi otro hermano, ya que somos cinco. En este sentido sí que con Rafa deportivamente hemos estado muy vinculados y lo seguimos estando.

E: En las semis de nuestra querida Euroliga del 94' y frente al eterno rival, el Barça de Epi, te saliste, llegando a ser el máximo anotador del encuentro. ¿Es tu mejor recuerdo y tu mejor partido como verdinegro? ¿Que tipo de felicitaciones y agradecimientos recibiste por parte de Zeljko y los compañeros?

T: Bueno, yo no sé si es mi mejor recuerdo yo creo que... no. Es un recuerdo muy potente esa semifinal, como verdinegro tuve otras actuaciones, contra otros equipos también, incluido el Barça: La final de la liga ACB, la primera que conseguimos, que robo el balón a Montero, algún partido de PlayOffs, contra el Barcelona en el que estuve muy acertado también, pero bueno, partidos incluso como el que perdimos en Estambul contra Djordjevic, contra el Partizan de Belgrado, también son partidos memorables... Partidos contra Estudiantes, contra el Milán... En fin, al final son muchísimos partidos los que recuerdo con gran cariño.

Las felicitaciones de parte de Zeljko y de los compañeros, pues bueno, las propias de un partido de mucha tensión, pero qué se difuminan a los pocos minutos, porque enseguida tu mente está, en ese caso después de las semifinales, ya metida en la final. Con lo cual, regodearte demasiado puede ser perjudicial, hay que disfrutarlo claro está, pero en su justa medida.

E: Como comentan en el documental "Tel-Aviv 94", la pretemporada con Obradovic fue durísima. ¿Tienes algún recuerdo o anécdota sobre ella? ¿Qué es lo que más echas de menos de tus tiempos de jugador, y lo que menos?

T: La pretemporada con Obradovic fue muy, muy, muy, muy dura, quizás lo más duro que nosotros hemos vivido como deportistas de élite, y bueno, anécdotas hay muchísimas... Una de ellas es ver a un jugador como Corny Thompson, en alguna sesión de preparación física posterior a entrenamiento, después de entrenamientos brutales, vomitar pero querer seguir entrenando. Lo recuerdo perfectamente y bueno, ver como ese ejemplo de profesionalidad y de entrega entre todos, no solo de Corny sino entre todos, hizo que fuéramos un equipo unido y que trabajáramos para ser mejores y no lamentarnos por algo que nos costaba mucho como era el trabajo con Obradovic. Con el tiempo lo entendimos, lo percibimos y fuimos todos una piña. Lo que más echo de menos de los tiempos de jugador pues como siempre es el dia de partido, obviamente los entrenamientos, pero el día de partido... esa adrenalina delante de los fans, ese reconocimiento público de las cosas que hacías, pues le daban un aire algo épico a todo lo que desempeñabamos como deportistas. Lo que menos, hombre, como no los momentos de exigencia de un entrenador, de un club, de la opinión pública, a veces solían ser no muy gratos, pero es algo que va todo unido, va todo unido a lo que es un jugador de baloncesto o un deportista.


E: Tú eras un base con un gran físico, veloz, astuto, con mucha técnica y buena mano. Viendo la carrera y la personalidad de Zeljko, ¿Fue el entrenador que más te marcó? ¿Qué relación tenías con él, qué tipo de consejos te daba?

T: Fue el entrenador que más me marcó por la forma que tiene de tratar al jugador y al equipo, pero también tengo que decir que hay otros entrenadores que me han marcado mucho, sobretodo quién fuí posteriormente,como fue Miquel Nolis, mítico entrenador del juvenil del Joventut de Badalona, uno de los preparadores en edad de formación más importantes de toda Europa, era nuestro entrenador también en selección nacional juvenil, y fue el entrenador que me formó y que hizo de mí un jugador que entendiera que el jugador de baloncesto global, el base global, va más allá de una explosividad, una rapidez y una preparación física. Creo que fue alguien básico en mi vida, y por supuesto Lolo Sainz en mis primeros años como jugador en etapa senior, fueron los entrenadores que más me han marcado, dijeramos, los que más resaltaron en esa etapa. Después he tenido entrenadores que apostaron mucho por nosotros, por ejemplo Alfred Julbé, Pedro Martínez... diría que estos cinco entrenadores son los más importantes en mi carrera deportiva.


E: ¿Cuál es el jugador que más difícil se te ha hecho parar? ¿Y el mejor con el que has compartido vestuario?

T: Pues no lo sé, ha habido jugadores muy impactantes contra los que hemos jugado, recuerdo perfectamente a Kevin Pritchard, un base americano blanco de Cáceres, Vinny del Negro también, que jugaba en la Benetton de Treviso contra los que jugamos en alguna ocasión... Y después bueno, jugadores obviamente como Nacho Solozabal, Andre Turner.. Bueno son jugadores que me han costado muchísimo defender por no de decir también aunque jugué muchos años junto a él, pero también la etapa mía en Málaga y el en el Barcelona, mi hermano Rafa. Recuerdo perfectamente que era un base duro, un base difícil de parar. El mejor jugador con el que he compartido vestuario, yo mecionaría tres. Quizás el jugador más imparable... Bueno, los dos jugadores más imparables, han sido Jordi Villacampa, y Henry Williams, un alero zurdo que falleció hace poquito, con el que jugué en la Benneton de Treviso, quizás el jugador más completo y letal con el que he jugado nunca, pero obviamente no me puedo olvidar de Corny Thompson.


E: Rafa te saca 4 años... ¿En tus primeras temporadas, fue tu mentor?

T: En mis primeros años yo creo que mi mentor, decía antes que tanto Lolo Sainz dentro del equipo como mi hermano Rafa, cuatro años mayor que yo, el del 66 y yo del 70, fueron personas que fueron un poco mentores, pero obviamente fuera del equipo entrenadores como Miquel Nolís, el director de la escuela de baloncesto del Joventut de Badalona en aquella época Enrique Campos... Eran personas en las que yo podía apoyarme, y de alguna manera, darme esa pequeña orientación que en muchos momentos necesitas.


E: Compartiste vestuario con leyendas como Villacampa, el propio Rafa, Corny, Juanan... Pero los fans verdinegros siempre te recordamos como uno de los más grandes de nuestra historia. ¿Como era y es tu relación con la afición?

T: Mi relación con la afición yo creo que siempre fue genial, porque yo era un jugador muy diferente, con una forma de jugar que engancha mucho a las masas, que enganchaba mucho a la afición, y por tanto es verdad que yo era un jugador al que se le criticaba mucho por mi forma de jugar, pero también se adoraba mucho porque los momentos un poco épicos, dada mi forma de jugar que yo aportaba, pues bueno quizás hacían que yo fuera el "niño que todo el mundo cuidaba" (Risas), ese niño mimado que la afición cuidaba y por tanto mi relación con la afición ha sido increíble siempre.


E: Corny y un triple para la historia. ¿Cómo viviste ese momento?

T: El momento del triple de Corny fue un momento espectacular, hay que decir también que minutos antes Jordi Villacampa mete un triple importantísimo también del que realmente se habla poco, pero mete un triple increíble. Fue un partido tosco, un partido duro, un partido de baja anotación, pero obviamente el triple de Corny y la parte final del partido, los últimos segundo con aquel parón del cronómetro desde la mesa de anotadores, pues nos hizo recordar por décimas de segundo el trágico final de Liga Europea contra el Partizan de Belgrado unos años antes. Pero bueno, lo bueno es que amarramos el partido, conseguimos el título europeo que tanto nos merecíamos y de allí a la gloria, aquello fue tocar el cielo.


E: Te retiraste en el 2003 en el Benfica. Un país, Portugal, donde el baloncesto no es tan popular. ¿Qué recuerdas de esa etapa?

T: En el Benfica recuerdo ya un Tomás Jofresa yo creo que menos explosivo, obviamente conociendo mejor el baloncesto, pero quizás nunca pude dar de mí lo que quizás Benfica como club se merecía, aunque con grandes compañeros, con gente super maja, con gente de calidad, pero por diversas circunstancias el club tuvo un poco de inestabilidad ese año y fue muy difícil llegar a cumplir los objetivos. Pero recuerdo esa etapa con un cariño ENORME, del club, de la ciudad, Lisboa, y de grandes compañeros que tuve.


E: Participaste en el concurso de mates del 91'. La ACB ya no continúa con este tipo de eventos... ¿Qué recuerdas de esa experiencia? ¿Te gustaría que se volviesen a retomar ese tipo de eventos?

T: Bueno, por supuesto que sería bonito retomar ese tipo de eventos, estaría muy bien, pero si que recuerdo de esa época ser un "rara-avis", porque nunca se había presentado a un concurso de mates un base, y la verdad es que había expectación. Fue un disfrute y fue muy bien, algunos mates que tenía preparados, que me había preparado para la siguiente fase, no los pude hacer porque no pase esa fase, pero bueno lo recuerdo con un cariño tremendo.


E:¿Sigues teniendo buena relación con los integrantes de ese "Dream Team" del 94' campeón de Europa?

T: Por supuesto, tenéis que pensar que siempre que nos vemos, somos como primos, somos como familia y como siempre, dentro de estos equipos de trabajo, donde ha habido tantos momentos de tensión, y de que bueno obviamente a lo largo de los años a veces hay intereses cruzados. Como en toda buena familia siempre ha habido momentos de fricción, momentos de tensión entre los componentes, pero todos nos queremos muchos, y por supuesto es un cariño que dura para toda una vida, eso es así.


E: ¿Sigues de cerca a la Penya? Últimamente la cosa va a mejor, y la cantera sigue produciendo... Nosotros somos dos chicos jóvenes de 15 años muy deportistas... ¿Qué consejos les darías a los chavales de la cantera?

T: Sigo de cerca a la Penya porque soy un gran seguidor, pero no estoy metido dentro del organigrama ni nunca lo he estado, asi que estoy lo cerca de la Penya que puedo estar. Los consejos que yo daría a los canteranos, sería que sean conscientes de lo importante o básico que es tener clara cuál es tu pasión. Si tu pasión es el baloncesto, saber cuales son las prioridades, la familia, los estudios y luego el baloncesto, y entender que por esa pasión tiene que pasar tu sacrificio, tu espíritu de equipo, tu humildad, y entender que los frutos nunca llegan de forma inmediata, sino que llegan con el tiempo. Ser personas autocríticas, y capaces de no creerse las palabras que escuchas de tu entorno, eso es muy importante.


E: Para terminar y con esto concluyo la entrevista... ¿Te ves arraigado a la Penya en un futúro próximo? ¿Quizás de segundo entrenador o en algún rol parecido, gracias a la presidencia de tu ex-compañero Juanan?

T: Desde que yo he dejado de ser jugador, dijeramos que no he vivido geográficamente cerca de la Penya, he vivido en la zona de Alicante, pero sobretodo he vivido donde vivo ahora, en Menorca, por tanto dijeramos que no estoy cerca geográficamente hablando, y nunca se sabe si un día me vincularé al organigrama del Joventut de Badalona. Ha habido un presidente, jugador de baloncesto, ex-compañero mío como Jordi Villacampa durante 17 años, ahora está Juanan Morales, también ex-compañero nuestro, y bueno yo nunca he formado parte de ese organigrama, pero nunca se sabe quien puede estar al mando, que intenciones tiene, que filosofia tiene y si alguien le puede a veces o en algun momento dado de la historia interesar, o nosotros podamos aportar algún granito de arena, eso nunca se sabe.


T: Bueno nada muchas gracias, estamos en contacto y ya me contaréis cómo ha ido, ¡Un abrazo!


E: Mil gracias por tu tiempo Tomás, siempre es un placer poder charlar con leyendas del baloncesto como tú, ¡Y más si son de mi club!

¡Un abrazo y cuídate!

        

                                                                                                                                                 Eneko Erraiz