ACTUALIDAD VERDINEGRA

07.06.2020

Cuando hablamos de la Penya, hablamos de cantera, de ADN, de un sentimiento innombrable para todos los que apoyan la utopía verdinegra. Pero, ¿qué hay de los años en los que el club ha sufrido tanto económicamente? ¿Porque ha renacido y está construyendo un proyecto tan interesante? ¿Ha vuelto la Penya de siempre? Preguntas que están surgiendo y resurgiendo cada vez con más fuerza en estos últimos dos años y medio, y que aún han cogido más fuerza con el paso de los días de confinamiento. ¿Serán capaces de luchar en estos PlayOffs, con tanta gente joven de la casa? ¿Construirán por fin un proyecto de futuro y podrán dar continuidad a las jóvenes promesas? ¿Están capacitados para competir de nuevo con los más grandes? La respuesta es clara, y siguiendo la filosofía de los Philadelphia 76ers, aún más. Todo ha sido un proceso, el famoso "the process" de los de Pensilvania, en el que la Penya se ha tenido que despedir de grandes jugadores formados en casa debido a la necesidad económica, y no ha podido sustentar una base de trabajo y un proyecto continuo esta última década. Años sueltos en los que el equipo ha dado un rendimiento estelar, pero sin conseguir mantener a los jugadores que podían haber construido la Penya de siempre, debido a los problemas económicos que han perseguido al equipo badaloní durante los últimos años.

Con la llegada de Scranton, y el final de año ÉPICO en la temporada 17-18, la Penya volvía a renacer. Tras estar al borde del avismo como nos comento el gran Juanan Morales en la entrevista que nos concedió en el mes de mayo (https://www.sobrelabocina.es/l/charlando-con-juanan-morales/), la Penya se salvo de una desaparición que parecía escrita. Un equipo tan histórico, que jamás había disputado una liga que no fuera la primera división, con todos los títulos posibles en sus vitrinas y jugadores legendarios curtidos allí, no podía tener ese final. La veteranía de Margall, el liderazgo de los hermanos Jofresa, el carisma de Villacampa, el manejo de balón de Raúl López, el talento de Ricky Rubio, la muñeca de Rudy Fernández. Todas las leyendas de la Penya se unieron en un mismo cuerpo. Uno argentino, de apenas 1.90 y con un pasado oscuro en Rusia. La sabiduría de Lolo Sainz, la paciencia de Miquel Solís, el olfato ganador de Zeljko Obradovic, la pizarra de Pedro Martínez, la confianza de Aito. Todos se unieron en un mismo cuerpo. Uno catalán, con ganas de aprender y con pasado en Bilbao y Valencia. La enorme historia de la Penya cayó a hombros de Nico Laprovittola y Carles Duran, los salvadores de un club que nació en 1930, del nombre de 'Spirit of Badalona'. Acabaron salvando la categoría con 4 partidos de diferencia respecto al equipo que marcó el descenso, pero lo increíble era justo antes de la llegada de las dos personas que cambiaron el rumbo y el futuro del club, el equipo se situaba último y abocado a un descenso inédito y una desaparición casi segura.


Tras salvar el match-ball de la 17-18, tras brillar en la 18-19, y a la espera de los PlayOffs de la 19-20, la temporada 2020-2021 se presenta apasionante para los verdinegros. Por fin y gracias a la entrada de Scranton, el club podrá gozar de un proyecto continuó y jugadores que vistan la camiseta badaloní durante varios años seguidos, cosa que años atrás era prácticamente impensable. Los rumores no dejan de llegar, y el posible roster de la Penya de cara al año que viene, puede ser uno de los mejores que se recuerde, por no decir el mejor de esta última década. Con la llegada de Ferrán Bassas, y el futuro de Nenad Dimitrijevic en el aire, el puesto de base está bien cubierto. 3 canteranos, con un futuro y presente alentador, y mucha magia en sus manos. Tres bases que poseen la capacidad de parar el tiempo, asistir, anotar y brillar. Aunque la continuidad de uno de ellos como ya hemos comentado, de Neno, este aún sin determinar, el dúo Ferran&Arturs ha creado una ilusión tremenda en la parroquia verdinegra. Pero aún más lo hizo lo que nos contaba ayer el usuario de 'Twitter' @homeofglory, al dejar caer una posible vuelta de Pau Ribas al conjunto badaloní. El escolta catalán siempre ha dado entender que su sueño es terminar su carrera en casa, en Badalona, y para ello está en negociaciones con el Barça para romper el contrato que les unía hasta el verano de 2021, y poder incorporarse a la disciplina verdinegra por 3 temporadas. Las ganas de regreso de Pau, la incorporación de Calathes y otro escolta, y el ímpetu de la Penya en el fichaje del internacional español, las claves de la operación. Por otra parte, el esloveno Klemen Prepelic no continuará a las órdenes de Carles Duran el próximo año, y el Madrid ya le está buscando una salida. Al igual que Alen Omic, Kerem Kanter y Oliver Stevic, se antoja complicado que cualquiera de los cuatro pueda estar en el roster de la temporada que viene. Por otra parte, el club parece depositar toda su confianza en el regreso de la lesión de larga duración de Shawn Dawson, y en los canteranos Xabi López-Arostegui y Joel Parra para el puesto de '3'.

Con la importantísima renovación del ala-pívot canadiense Conor Morgan por un año con opción a un segundo, la Penya se asegura espectáculo, poder ofensivo e intimidación para rato. El jugador con pasaporte irlandés lleva dos años siendo muy importante para Duran, y se espera que este año de el salto definitivo hacia el éxito. Esta presente temporada ha promediado 9,5 puntos y 3,6 rebotes en Liga Endesa, y 8,7 puntos además de 3 rebotes en la 'Seven Days Eurocup'. Ganándose el cariño de la afición, Conor Morgan llama a ser una pieza importantísimo en el futuro del club, y así se lo ha demostrado la entidad badaloní, renovándole por 2 años más (1+1). Según el gran Chema de Lucas, la Penya se interesó en los últimos días por el ala-pívot también canadiense Aaron Doornekamp, actual jugador del Valencia Basket, pero el futuro del interior parece estar en el Iberostar Tenerife. Por lo tanto, el Joventut ya trabaja en la incorporación de otro '4', para acompañar a Morgan en una temporada que se presenta apasionante. Sonó la vuelta de Luke Harangody, pero parece que el jugador que tanto ha dado al equipo verdinegro colgará las botas este mismo año y no volverá a las canchas después de su desvinculación del club por culpa del Covid-19. El último puesto es el de pívot, uno de los más importantes. Pues bien, la Penya sigue confiando en el regreso de una pieza joven y fundamental que tanto aportó en la salvación de la 17-18: Simon Birgander. Para acompañar al gigante sueco, la Penya está trabajando en la vuelta de Marko Todorovic o en la contratación de Dejan Kravic, dos '5' de muchísima calidad.

Repasando la actualidad verdinegra te das cuenta de lo bien que está haciendo las cosas el club y la dirección deportiva, y las ganas de basket que están encendiendo en Badalona. Y como no, en todo amante del baloncesto, que espera con ansias el regreso a la élite de un equipo legendario. Porque SÍ, la Penya está de vuelta. Y esta vez llega para quedarse, con talento joven y ex-jugadores formados en la categorías inferiores. El Joventut está construyendo un futuro alentador, y los fans no podemos estar más motivados por ello.

               ,                                                                                                                                 Eneko Erraiz