¿Y con Ødegaard qué?

07.04.2020

Martin Ødegaard. Hablamos del mago noruego, que ya lleva casi un mes sin tocar balón, y eso pasa factura. Tanto para nosotros, que no podemos disfrutar de su maravilloso fútbol, como para él. Este parón significa algo más que unos cuantos días sin jugar, ya que su futuro en estos momentos está en el aire.

Llegó a principios de julio, el 5 concretamente, tres días antes de que comenzara a rodar el balón en Zubieta. Algo que posiblemente haya pasado desapercibido, pero que ha sido un factor fundamental en el nivel del noruego. Que completara la pretemporada con la Real Sociedad ha llevado a Ødegaard a llegar a su máximo nivel en un periodo de un par de meses. Sumando esto a que la directiva ha creado un entorno idóneo para él, Martin ha maravillado en su primera temporada en la liga española. Algo que se dice pronto pero que muy pocos consiguen, más complicado aún viniendo de una liga como la holandesa.

Su adaptación fue instantánea, y su conexión con los atacantes del equipo ha ido mejorando a medida que iban pasando las jornadas. De aquí ha surgido la ofensiva letal que presenta el conjunto txuriurdin cada partido, con un Ødegaard que funciona como enganche a futbolistas como Oyarzabal, Isak, Portu o Januzaj. Y todo indica a que esta era la chispa que le faltaba al equipo de Imanol para poder competir entre los grandes, esa calidad inmensa que permita conseguir puntos o avanzar en eliminatorias complicadas. Por lo que podemos decir que la situación de los txuriurdin hoy en día no sería la misma sin "Martintxo". Una final de Copa y una competición liguera en la que se ha logrado por fin una continuidad, y todo gracias conjunto de futbolistas increíbles y un técnico con las ideas muy claras. Pero cómo no, faltaba un director de orquesta para dar sentido a todo.


El joven centrocampista de Drammen, Noruega, se ha convertido en uno de los máximos referentes del equipo en una sola temporada. Aún siendo de los mejores, su humildad ha hecho que la afición se vuelque con él. Pero detrás de todo lo bueno que nos ha dejado en Donostia durante los últimos meses, hay un contrato que se alargará más allá del 30 de junio. El dilema está en si acabará en verano de 2021 o no.

Ahora mismo, el jugador es el que tiene la última palabra. Los planes de Zidane y del Real Madrid están variando con el tiempo. Es innegable que Ødegaard está totalmente capacitado para dar el salto a un equipo como el de Chamartín, pero su futuro es una incógnita. Todo depende de un acuerdo verbal que pactaron en verano del año pasado Jokin Aperribay y Florentino Pérez. Si el presidente del club blanco está dispuesto a cumplir con su palabra, y el noruego mantiene la postura que ha tenido hasta ahora, Anoeta será su casa hasta el año que viene. Sin embargo, todos somos conscientes de lo que puede pasar. Tiempo al tiempo.

Sean Ituarte